Por lo general cuando escuchamos hablar de juegos con hechos históricos pensamos en FPS de franquicias como Call of Duty o Medal of Honor, en donde somos parte de acontecimientos que cambiarían para siempre al mundo, como lo hicieron la primera y la segunda guerra mundial. Dejando a un lado los FPS otra de las franquicias donde podemos llegar a aprender un poco de historia es la de Assasins Creed, donde gracias al Animus somos capaces experimentar desde el auge del renacimiento hasta la revolución francesa, pasando por la independencia de los Estados Unidos de Norteamérica.

ss_33c682ff7f876b2bf28b592cea0d308d6c8bf869.1920x1080

Mientras que la mayoría de estos juegos no refleja al 100% la historia pues muchas veces se hace con fines meramente comerciales, 1979 Revolution: Black Friday lo hace. Basado en una hechos reales, 1979 Revolution nos cuenta la historia de Reza, un fotógrafo iraní que acaba de regresar a su país después haber concluido sus estudios en Alemania. Nuestro protagonista se lleva una sorpresa cuando a su regreso encuentra un Irán sumamente disgustado con el gobierno del Shah, quien había llegado a convertirse en líder gracias a la intervención de varias potencias de occidente, por lo que era considerado por mucha gente como una simple marioneta. Por supuesto que al Shah todas estas acusaciones no le hacían gracia alguna así que implementó medidas como prohibir la libertad de expresión e incluso la tortura. Todo esto provocaría que el pueblo iraní se uniera para comenzar una revolución.

Dejando a un lado por un momento el aspecto histórico, el juego tiene otro punto bastante interesante que es en sí tener una historia desarrollada en Irán. ¿A qué me refiero con esto?. En la actualidad existe una especie de tabú o estereotipo sobre la gente de medio oriente, con hechos acontecidos en diversos países en los últimos años, la gente ha llegado a pensar que todo lo relacionado con el islam es malo, cuando en realidad no es así, 1979 Revolution nos brinda la oportunidad no sólo de conocer un poco de historia sino también de cultura, de ver que aunque sigan la misma religión, no todas las personas comparten la misma forma de pensar, uno de los más claros ejemplos es Babak, el mejor amigo de Reza quien es pacifista, pero desea que su país se convierta en un estado Islámico.

ss_23b247404122d4e193baf46265485296d9df2737.1920x1080

Hablando ahora de aspectos más técnicos, el juego es desarrollado por Ink Stories, un grupo de desarrolladores iraníes encabezado por Navid Konsari, quien de hecho es sospechoso de espionaje para el gobierno de Irán. El juego tiene mecánicas simples, elegir entre cuatro respuestas posibles, algunos quick-time events, así como inspeccionar el entorno. En realidad es bastante parecido a los juegos de Telltale o títulos como Life is Strange y Until Dawn. Como es todos ellos cada una de las decisiones que tomes afecta de manera directa la historia tanto del personaje principal como de aquellos que lo rodean.

Lo que le da un sello distintivo a 1979 Revolution por decirlo de algún modo es la forma en que se aprovecha el hecho de que el protagonista sea fotógrafo, pues a lo largo del juego nos encontraremos con estas situaciones en las que tendremos que encontrar la toma perfecta de una situación, misma que desbloquea una imagen igual pero del mundo real, algunas de ellas bastante impactantes.

ss_a21e6141c452204a5c85757a8adb9f507d44c0e2.1920x1080

En cuanto gráficas el juego cumple, tomando en cuenta claro que se trata de un juego indie, desarrollado por un equipo pequeño y que no cuenta con los grandes presupuestos de otros títulos. El sonido también es algo en que si bien no destaca es suficientemente bueno como para completar tu experiencia dentro del juego, con buena música y buenas actuaciones en cuanto al doblaje. Otro punto importante a destacar es que el juego cuenta con un glosario, lo que ayuda a entender de mejor manera los diálogos y la historia en general.

En conclusión podría decir que 1979 Revolution: Black Friday siendo un juego indie vale mucho la pena, aun que desafortunadamente su duración es muy corta (aproximadamente 2 horas y media),  la forma en que es contada la historia es impecable, además lo hace desde una perspectiva a la que no estamos acostumbrados. Creo que cumple a la perfección con el objetivo de mostrarle una cara diferente de Irán a muchas personas.

Este juego es exclusivo de PC.
Reseña | 1979 Revolution: Black Friday
Una experiencia basada en hecho reales con tintes educativos que vale la pena. A pesar de su corta duración es un juego que cumple con la mayoría de sus objetivos.
Historia9
Jugabilidad8
Gráficos8
Sonido8
Rejugabilidad5
Lo bueno
  • La historia y narrativa
  • El desarrollo de personajes
Lo malo
  • Su duración
7.6Bueno